Ver Otros

    Shein invertirá 15 millones de dólares en sus fábricas para mejorar las condiciones laborales de sus empleados

    spot_img

    El gigante chino de la moda online Shein ha anunciado una inversión de 15 millones de dólares para mejorar las condiciones laborales de sus empleados. Esta cantidad es equiparable a 14,2 millones de euros. La cuantía irá destinada a cientos de fábricas de la compañía en el país asiático. Esta acción es respuesta a las acusaciones sobre las duras jornadas de trabajo que sufren sus trabajadores.

    En un comunicado reciente la empresa afirma que el desembolso se repartirá en los próximos tres o cuatro años. Forma parte del Programa de Empoderamiento de la Comunidad de Proveedores (SCEP). Ese tiene como objetivo desarrollar más de 30 proyectos antes de que termine 2022. De cara a 2023 serán 100 y en cuatro años, unos 300.

    Ante las denuncias sobre explotación laboral, Shein afirma realizar controles periódicos que garantizan el correcto funcionamiento de sus fábricas. En 2022 se han realizado 2.600 controles, y de cara a los próximos años aseguran poder realizar el doble de inspecciones, lo que supondría un coste total de 4 millones de dólares.

    Por otra parte, Shein también ha anunciado un esfuerzo importante para duplicar el gasto en abastecimiento responsable. Con esta medida se intenta garantizar que los empleados que trabajan para sus proveedores reciben un trato justo y respetuoso en entornos seguros y cómodos. A su vez, la empresa va a implementar un código de conducta que sea compatible con las legislaciones laborales locales y las imposiciones de la Organización internacional del Trabajo.

    Alejarse de las críticas de explotación laboral

    Shein es una empresa que siempre está bajo el punto de mira. Durante el pasado mes de octubre, un canal de televisión británico emitió un documental donde se hacían públicas las duras condiciones laborales en las fábricas proveedoras de la empresa en Guanghzou, China. En él se señalaban jornadas de trabajo de 18 horas diarias y unos sueldos muy bajos.

    Para defenderse ante estas actuaciones, la compañía ha ordenado una investigación independiente en la que la mayoría de las auditorías realizadas refutan muchas de las acusaciones recibidas. No obstante, dos de sus fábricas proveedoras sí han recibido un ultimátum por parte de Shein para cumplir el código de conducta antes de que finalice el año.

    En cualquier caso, las denuncias hacia Shein también llegan desde Bloomberg o Greenpeace. En el primer caso apuntaban hacia la utilización de algodón de una región donde se obliga a la minoría musulmana a trabajos forzosos. La investigación de la organización ecologista apunta a la presencia de sustancias químicas peligrosas en muchas de las prendas.

    spot_img

    Newsletter

    Informate de todas nuestras noticias, entrevistas, reportajes a través de nuestra newsletter.

    Últimas Noticias

    Otras Noticias