Ver Otros

    Todos contra Shein: acusan al marketplace chino de explotación y de tener cuentas en paraísos fiscales

    spot_img

    Shein vuelve a estar en el disparadero acusada de malas prácticas laborales. Las protestas llegan desde los propios trabajadores, que se ven obligados a cubrir jornadas semanales de 75 horas y solo un día libre al mes.

    En el peor de los casos, esta actividad laboral se prolonga a las 98 horas a la semana. La firma china de moda se ha convertido en el principal minorista en este sector, alzada en parte por esas prácticas explotadoras. Su nivel de valoración es superior a las de las otras dos firmas más potentes de moda de manera conjunta: Inditex y H&M.

    ¿En qué basa Shein su éxito fulgurante?

    Shein ha alcanzado un reconocimiento elevado gracias a tres estrategias. Una de ellas es ofrecer precios muy bajos, con poco margen de beneficio. Esta práctica obliga a producciones muy elevadas. Un estudio en la Universidad de Delaware, señala que los productos en Shein en Estados Unidos son entre un 40 y un 60% que los del resto de marcas.

    Un segundo aspecto relevante es inundar el mercado con modelos diferentes entre sí. En 2021 la compañía lanzó 1,3 millones de prendas distintas. Esta cantidad multiplica la capacidad de producción de Zara y H&M. En cuatro veces a la marca española y en seis a la firma sueca.

    El tercer eslabón de su éxito es el análisis en tiempo real de tendencias de moda y hábitos de consumo de los consumidores. Algunos analistas denominan a Shein como el TikTok de la moda. En la red social incluso hay un hashtag donde se publican vídeos de unboxing de sus productos. Más de 4.000 millones de visualizaciones sobre la apertura de sus productos.

    Sacar partido de la mano de obra inmigrante

    Según se apunta dese ClubInfluencers.com, Shein tiene su sede central en Guangzhou, la tercera urbe más grande del país. En esta ciudad residen miles de ciudadanos extranjeros e inmigrantes ilegales.

    Esto permite a Shein acceder a mano de obra muy barata dispuesta a aceptar las duras condiciones de trabajo. La empresa incluso trabaja con centenares de proveedores y subcontratistas que fabrican los modelos más simples y baratos.

    Estos bajos costes de producción son los que permiten a la empresa colocar sus productos a precio altamente competitivo en el mercado. En algunos casos, incluso no existe salario mínimo y los empleados de las subcontratas únicamente cobran por lo que entregan.

    En los momentos de mayor demanda, con jornadas interminables, los trabajadores apenas alcanzan un sueldo de 470 euros al mes. Esta cantidad está por debajo del salario medio en China, unos 600 euros.

    A su vez, tampoco existen sistemas de prevención de riesgos laborales y no está garantizada la seguridad de los trabajadores, según apuntan miembros de la organización suiza Public Eye. Esta entidad también indica que los casos más graves de exploración son los que se dan en los centros logísticos. Se habla de jornadas laborales de 100 horas semanales con la promesa de cobrar aproximadamente 987 euros al mes o superior en temporada alta.

    Shein y los paraísos fiscales

    La empresa cuenta con 14 subsidiarias dedicadas a la fabricación y muchas de ellas están localizadas en varios paraísos fiscales, como las Islas Vírgenes, las Islas Caimán o Delaware. En Europa, la permeabilidad de Shein le lleva a territorios como Dublín o Alemania. También está presente en Estados Unidos o Singapur.

    La red fiscal de Shein es tan opaca como su política de proveedores y las condiciones laborales de sus trabajadores. Poco a poco estos alzan la voz sobre sus condiciones, pero hasta el momento sus protestas no generan ningún cambio de hábitos entre los consumidores.

    spot_img

    Newsletter

    Informate de todas nuestras noticias, entrevistas, reportajes a través de nuestra newsletter.

    Últimas Noticias

    Otras Noticias