Ver Otros

    Así es un almacén altamente robotizado de Amazon en España

    spot_img

    El mayor almacén de Amazon en España está localizado en El Prat de Llobregat, Barcelona. Cuenta con un espacio total de 200.000 metros cuadrados, y en él se desempeñan 3.000 empleados y el doble de robots, 6.000.

    Este centro no es solo el más extenso, sino que también es el más avanzado en términos de automatización. Amazon lleva una década invirtiendo sumas ingentes de dinero en la industria robótica con un firme objetivo, realizar entregas en el mismo día o en 24 horas.

    Esa máxima le ha llevado, entre otras acciones, a aumentar su plantilla hasta los 1,6 millones de empleados a nivel global durante la pandemia. Y es una estrategia que le ha permitido cumplir con su política de envíos rápidos a pesar del aumento de la demanda.

    ¿Cómo funciona el almacén más robotizado de Amazon en El Prat de Llobregat?

    Este centro es capaz de gestionar hasta un millón de productos al día en fechas clave. La especialización le ha llevado a trabajar únicamente con paquetes de hasta 15 kilos de peso con dimensiones reducidas para entrar en los “totes”. Estos contenedores negros son trasladados por todo el centro y en el proceso son despachados, empaquetados y enviados a los clientes.

    En temporada alta se pueden procesar hasta 64.000 paquetes al día. Y todo ello es posible gracias al alto grado de robotización de estas instalaciones. No obstante, la automatización de los almacenes no es algo inventado ni exclusivo de Amazon.

    Lo que sí es novedoso en esta compañía es el uso de inteligencia artificial. Con ella y sus algoritmos se puede, por ejemplo, señalar cuál es el mejor puesto de empaquetado para cada pedido que cae en la cinta en cada momento. Absolutamente todo en el centro está pensado para cumplir con los plazos.

    Entre la maquinaria a destacar aparecen robots llamados drivers que cargan con las estanterías vacías y las dirigen a puestos donde los esperan trabajadores de Amazon. Son estos quienes guardan los productos.

    Cero confusiones

    El grado de especificidad es altísimo, de hecho cada producto es diferente. No se colocan nunca las mismas referencias juntas ni tampoco las que se parezcan. Todo está ideado para evitar confusiones y que haya errores a la hora de coger los productos.

    Una vez el cliente hace el pedido, los robots llevan las estanterías hacia los puestos. Allí los empleados saben qué cajón hay que abrir y en qué contenedor ha de ir el producto. El tote o contenedor es el que dirige el producto al puesto de empaquetado.

    En ese puesto un trabajador recibe las instrucciones y selecciona la caja, el tipo de protección a incluir y las pegatinas. Y de ahí, al camión o la furgoneta seleccionada. Los vehículos son en su mayoría de media milla. No van a los clientes, sino que se dirigen a centros de distribución urbana. En el centro de El Prat de Llobregat, por su cercanía  a Barcelona, actúa de modo diferente. Aquí sí que muchos pedidos van al destino final.

    Los robots de Amazon, al menos estos que trabajan en el centro BCN1, son fácilmente actualizables. Amazon Robotics compró hace años la compañía Kiva Systems especializada en esta industria, y el trabajo conjunto de ambas empresas, da lugar a verdaderas joyas que se pueden actualizar en apenas una noche.

    spot_img

    Newsletter

    Informate de todas nuestras noticias, entrevistas, reportajes a través de nuestra newsletter.

    Últimas Noticias

    Otras Noticias